miércoles, 7 de abril de 2010

El Desarrollo de la PNL con Metodología de Modelado DBM


1. La PNL y la PNL Remodelada

El primero en una serie de posts sobre el desarrollo de la PNL utilizando la metodología de modelado DBM (Developmental Behavioural Modelling), este post plantea los orígenes de la PNL tradicional y algunas de las lagunas que presenta.

La PNL fue desarrollada a mediados de los años setenta por Richard Bandler (en aquel entonces matemático, informático y psicoterapeuta) y John Grinder (profesor universitario de lingüística) mediante su trabajo como “modeladores de comportamiento”. Como modeladores conductuales les interesaba más el funcionamiento de las cosas que las explicaciones teóricas en cuanto a ellas.

Inicialmente modelaron a los terapeutas más efectivos de EEUU y descubrieron lo que llamaron “patrones efectivos” que subyacían sus diferentes estilos de comunicación e intervención. Sistematizaron estos “patrones” para poder ponerlos a disposición de otros terapeutas. De la gama de habilidades que integraron y sintetizaron al desarrollar este trabajo crearon lo que luego nombraron PNL.

El nombre refleja la síntesis de los campos que integraron: “neuro” de “neurología”:- como el cerebro procesa los cinco sentidos; lingüística:- como nuestro procesamiento estructura el lenguaje y es, a su vez estructurado por ello; programación de la cibernética y las matemáticas para enfatizar cómo el comportamiento puede ser estructurado y secuenciado para facilitar el aprendizaje.  

Desde el comienzo, lo práctico de la PNL y su énfasis en el hacer cosas y conseguir resultados contribuyeron a que consiguiera rápidamente una gran popularidad en su California natal y en otras zonas de EEUU. Esto y la facilidad de las técnicas que englobaba hizo de ella un complemento ideal al acervo de terapeutas y “comunicadores”. Popularizada por varios escritores y comunicadores y extendida por el trabajo de varias personas más (entre las que destacan Robert Dilts y Leslie Cameron Bandler) llegó a estabilizarse en un componente fundamental de la comunicación interpersonal y ayuda de las últimas décadas. Muchas aproximaciones en estas áreas tienen una deuda – a veces reconocida, a veces no – con la PNL, entre ellas el “coaching” y la “terapia breve”. Algunos de los procedimientos aceptados como standard en las empresas (por ejemplo en el área de planificación y establecimiento de metas) deben mucho también a la PNL.

Sin embargo lo que empezó de forma muy dinámica y brindando muchas aportaciones nuevas no siempre se ha mantenido como tal. Para entrar en esto veamos la descripción que hizo en su día Richard Bandler de la PNL - “una actitud y una metodología que dejan tras sí un reguero de técnicas”.

  • La actitud era de curiosidad, experimentación y flexibilidad
  • La metodología era modelar. Modelar era el proceso de reproducir (o “replicar”) comportamientos específicos. Modelar efectivo requiere una variedad de habilidades: éstas incluyen agudeza sensorial, habilidades verbales y no verbales para recoger información de alta calidad y la habilidad de hacer la “actitud”. La comprobación de la efectividad de un modelo está en poder conseguir los mismos (o mejores) resultados que el sujeto elegido. 
  • El reguero de técnicas era el producto de modelar comportamientos efectivos. Es generalmente a través de estas técnicas que las personas conocen la PNL. Es también lo único que se enseña de la PNL en muchos centros e instituciones.
El “reguero de técnicas” y la noción de rapidez y arreglos fáciles ha llegado a dominar muy por encima de la actitud a que se refería Bandler. Aún así, la PNL es probablemente la tecnología de cambio más completa y variada que existe hoy día. Es quizás algo triste constatar que, aunque significativa, la aportación de la PNL no ha sido tan importante como hubiera podido ser.
La metodología -“modelar”- que permitía sistemáticamente identificar lo que realmente marcaba diferencia en los comportamientos efectivos, la “metodología” que prometía tanto y que para Bandler era básica a la creación de la PNL; sin embargo no la llegaron a formalizar ni enseñar de forma explícita ni Richard Bandler ni John Grinder. Lo que no llegaron a enseñar exlícitamente ni ellos, ni nadie más en el campo de la PNL tradicional (pese al uso frecuente del término “modelar” y la existencia hasta de libros con esa palabra en el título) era lo que hacían ellos mismos al modelar. Qué era (o qué es) modelar, cómo funciona y por qué funciona, no es algo que ha recibido atención más allá de lo más básico (modelado de productos y secuencias sensoriales) en la PNL tradicional.
Sin embargo modelar – dar y mantener sentido en la vida es la actividad humana por excelencia. Todos somos modeladores naturales. Una dificultad es que muchas personas tienen un sentido excesivamente restringido u objetivista de lo que significa modelo y modelar. John McWhirter, creador de la metodología DBM y remodelador de la PNL, ha dicho al respecto:


"Todos construimos nuestros modelos únicos del mundo…Nuestro modelo no está separado de nuestra comprensión de nosotros mismos. Nuestra identidad es un “modelo” que experimentamos como nuestro “yo”. No sabemos de otro yo que éste. Puede que tengamos una variedad de “yoes” pero todos serán modelos. Saber/ conocer es organizar. Organizar es modelar. Nuestros modelos son nuestro conocimiento organizado de nuestro mundo…Adquirimos habilidades y herramientas de modelar de forma natural. Estas son habilidades naturalísticas más que herramientas o modelos formales. Las habilidades naturalísticas tienden a ser incompletas y, a menudo, inconsistentes. Si formalizamos estas habilidades, permitimos que se puedan utilizar con más consistencia e incrementar su eficacia. Todos tenemos nuestras ideas “cotidianas” en cuanto al mundo y cómo funciona sin necesidad alguna de echar mano a las teorías de la ingeniería, física y química. Los principios de las ciencias físicas se emplean cuando queremos hacer desarrollos substanciosos. Los mismos principios se pueden aplicar a pensar, sentir y comportamiento. Si sólo queremos hacer cambios simples, una comprensión básica será suficiente. Para situaciones o cambios más complejos requerimos de una comprensión más certera.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada